Elngepeyüm trokiñ zungu: Epew

Puwültripantun antü. Un día de cumpleaños

Puwültripantun antü.

Victorio Pranao Huenchuñir

Un día de cumpleaños

Victorio Pranao Huenchuñir


Kiñe ngürü Kayalwentru pingey ñi üy, rume rakiduamkülekerkey kisu ñi lolo mew:
—Chem iyael chey nielafiñ ñi pichi fotüm? —pilerkey. Fey wüle puwülay kiñe tripantu ñi pichi elaweni—pirkefi ñi kure. Fey ñi kure feypieyew:
—Tripayaymi ka lloftuaymi chem pichike üñüm rume. Tunolmi üñüm, amuaymi ruka che mew weñemeaymi achawall, kiñe kansu rume, fey niefuy doy alhün ilo. (“Kayalwentru” pieyew ñi kure chew rume ayükefuy ñi wangküyawael pu mawida mew).

Un zorro que se llamaba Kayalwentru estaba preocupado en su cueva:
—¿Qué tipo de comida le haremos al hijo chico? Mañana el chico está de cumpleaños — le dijo a su señora, y ella le dijo:
—Tiene que salir a buscar algún pajarito siquiera. Si no caza ningún pajarito, vaya a una casa y roba una gallina. Ojalá fuera un ganso porque tiene más carne. (Su señora le puso “Kayalwentru”, porque al zorro le gustaba andar ladrando por los montes).


Fey mew puliwen Kayalwentru tripay ñi lolo mew, fey trekakünuwi pu mawida mew, fey puwi kiñe pichi witrunko mew, fey kisutu feypi:
—Tüfachi pichi witrunko re pütokon mew arkümafiñ —pirkey. Feypüle allkütuley kiñe kaninh wente koyam mülelu, fey ka feypieyew:
—Arkümllefinge may chi pichi witrunko. —Fey nga Kayalwentru eluwi ñi pütokoafiel chi pichi witrungko. Kafalh kafalh kafalh femi ñi kewünh ñi pütokofiel chi ko. Fey pichi alhüñma mekey ñi pütokokawün, fey ngelay ñi arkün chi witrunko. Fey nga rume weday ñi pütra, latralewey Kayalwentru. Femlu, rume ayey ti kaninh.
—Ngelay tami arkümfiel ti witrunko —pieyew.

En la mañana temprano, Kayalwentru salió de su cueva, siguió caminando por los montes y llegó a la orilla de un esterito y se dijo a sí mismo:
—Este esterito lo puedo secar bebiéndolo.
Por allí estaba escuchando un jote arriba de un hualle y le dijo:
—Tómate todo el esterito. Y así Kayalwentru se puso a tomar el agua del estero. ¡Cómo hacía sonar su lengua bebiendo el agua! Un buen rato estuvo bebiendo el agua del estero y no se secó nunca. Y así se llenó la guata y quedó bien hinchado Kayalwentru. Cuando hizo esto, el jote se rio mucho.
—No pudiste secar el estero — le dijo.


Feypingelu, rume lladküy ta Kayalwentru.
—Ilotukünuafuiñ wesa kaninh kümelay rume ñi ilo. Rume nhümüy —pirkey. Fey trekakünuwtuy amutualu ñi lolo mew.
—Rume wüywüpen, fey pütokokawlu iñche. Rume weday ñi pütra ka rume kutrani —pipatufi ñi kure. Fey chi kude ngürü feypieyew:
—Paylhakünuwnge. Fey paylhakünuwlu, pünokapütraeyew fey meketuy ñi rapikawün re ko.
—Fey wüla rume küme duamtuy ñi pütra ka tüngi ñi kutran —pifi ñi kure.
—Fewla, amuan ñi kintumeael chem pichike üñüm rume ka achawallngeafuy rume —pirkey.
—Amullenge may. Meketulayay tami pütokokawün —pingey.

Cuando le dijo esto, se enojó mucho Kayalwentru.
— Te vamos a comer hecho cazuela, pobre jote, aunque es un poco hedienda tu carne — dijo. Y se fue caminando a su cueva.
— Tenía tanta sed que tomé harta agua y me llené tanto el estómago que me duele mucho — llegó diciéndole a su señora. Y ella le dijo:
—Póngase de espalda. Y cuando se puso de espalda, ella empezó a pisarle el estómago con los pies. Vomitó y vomitó pura agua.
—Ahora me siento muy bien y me calmó el dolor de estómago — le dijo a su mujer.
— Ahora voy a salir otra vez para cazar cualquier pájaro. Ojalá fuera una gallina — dijo.
—Anda, y no te pongas a tomar agua de puro gusto — le dijo.


Fey miyawkey pu mawida ñi pürakintun fütrake koyam mew, fey chem pichike üñüm rume tulay. Fey ka petufi chi kaninh, fey ramtueyew:
—Chempeymi, Kayalwentru? —pingey. Fey kisu feypi:
—Fachanthü niey kawiñ anthü ñi pichi fothüm. Mangelafiñ, pipefun. Fey pürüm amuafuyu iñche ñi ruka mew. Ilo korü ka kangkan ilo imeafuyu —pifi chi kaninh. Fey chi kaninh feypi:
—Pilan. Amulayan, eymi rume koylha wentrutuleymi. —Fey rume lladküy Kayalwentru.
—Ilotukünuafuiñ wesa kaninh. Rume nhümüy müten ñi ilo —pirkey.
—Feyke rewall taiñ iyael eymi tami kawiñ anthü mew —pifi ñi pichi yall.

Y así se fue por los montes, mirando hacia arriba de los hualles para ver si cazaba algún pajarito. Y se encontró de nuevo con el jote, y le preguntó:
—¿Qué andas haciendo, Kayalwentru?
—Hoy día está de cumpleaños mi hijo chico, y yo quería invitarte. Podemos ir ahora mismo a mi casa para comer una cazuela y un asado de carne. Y el jote le dijó:
—No quiero ir, y además eres muy mentiroso. Y se enojó mucho Kayalwentru.
— Te podemos hacer cazuela, pobre jote, es una lástima que tu carne sea tan dura.


Fey penolu chem rume ñi ilotuael ka ñi yetuael ñi lolo mew, fey trekakünuwi amualu kiñe ruka che mew weñemealu achawall. Fey puwlu ina ruka püle, kutratray llükalu chi alka, fey mew lliwatueyew chi pu trewa, fey wilhu inaeyew engün. Fey fütra lefmawtuy wentetu püle, fey konputuy pu mawida, fey anükünuwputuy fey rume lladküputuy ka feypi:
—Iñche ñi kure yallümkelay chem yüfümtu rume. Rume küdawngey ka kuñiwüngey re weñeyawael.

Y cuando no pudo cazar nada para la cazuela para llevar a su cueva, se decidió a ir a una casa cercana para robar una gallina. Cuando llegó, cerca, empezó a asustarse el gallo. Así que los perros lo sintieron, le siguió un grupo de ellos. Así, tuvo que correr muy fuerte y subió por los cerros y se escondió por los montes. Se sentó y se enojó mucho y dijo: — Mi señora no cría ningún tipo de ave y cuesta tanto y además es muy peligroso andar robando.



Fey pichi ürkütulu, feypi:
—Fünh ngefüñ ka afün nüyu tuan, famngen chomümanthüngen rume mülekey —pirkey kisutu. Feymew miyawkey ñi ñimitun fünh ngefüñ ka ngeduentun afün nüyu, fey pichi alhün trawülhu, amutuy lolo mew, peputuy ñi kure ka ñi pichi fothüm. Feymew eluwi ñi watralün ti fünh ngefüñ ka fochidfiel ti afün nüyu.
— Feyke rewall taiñ iyael eymi tami kawiñ antü mew — pifi ñi pichi yall.

Cuando descansó un poco, dijo:
—Voy a recoger avellana seca y sacar chupones maduros, que en este tiempo de otoño hay mucho.
Y empezó a recoger fruto de avellano y arrancar chupones maduros y cuando juntó unos pocos se fue a su guarida y se encontró con su señora y su hijo chico. Empezaron a partir los avellanas y a comerlos y a chuparse los chupones.
—Algo siquiera tenemos para comer en el día de tu cumpleaños — le dijo a su chico.

Kiñe kimeltun:
Tüfeychi ilkangelu ilo mew, müley ñi yallümael yüfümtu, fey ñi weñeyawnoael.

Una lección:
Los que le gusta comer cazuela, deben criar aves para evitar de andar robando.

Chakaykoche ñi nütram
Victorio Pranao Huenchuñir
1987
Imprenta e Editorial Küme Dungu, Temuko

Sumpall, habitantes del agua

Epew Sumpall
Ricardo Lonkon

Cuento de Sumpall
Ricardo Lonkon

Luan ñi lefwe (Luan ñi lelfün lefpeyüm) lof mapuche aznagküley, Trayen pingechi waria mew, mülelu Malleko. Tüfachi lof lafngey, ka lelfünentungefuy. Kuyfi fentren anümka mülekefuy ka rangiñmalekefuy tripapeyüm antü tripalechi ko mew, mür witrunagkülekefuy chew ñi konpeyüm antü püle.

Lefweluan —lugar donde corren los huanacos— es una comunidad mapuche situada a unos diez kilómetros en dirección poniente de la ciudad de Traiguén, en la provincia de Malleco. Es un lugar de planicie, de suaves lomajes. Antiguamente era una zona con mucha vegetación natural y circundada por dos esteros que corren de poniente a oriente, paralelos uno de otro.

Feychi witrunko azkülelu willimapu püle Weliwe pingey (weyelüngey), ka püntüley zew üytuwelchi lof mew, rangelu fey Malalwe pingey. Pikum püle mülechi zoy fütra witrunko luan ñi lefwe pingey. Tüfachi lof püntüley wingkamalal mew “Azkintuwe” pingey (fütra wigkülngen mew feypingekey, ñi azkiñngeyam fütra wingka Gregorio Urrutia pingelu, amulen mew ñi famnakümcheyam, kuyfi petu ñi ngenun Trayen pingechi waria, feychi lof mew zewmangekefuy kiñe fütra azkintuwe fey ñi azkintuwengeyam.

El del lado sur se llama Hueyilwue (agua nadable), y separa a la ya mencionadda comunidad de otra que se llama Malalhue —lugar cerrado—. Por el norte está el otro estero más abundante en agua, y se llama El mirador (llamado así por ser sus cerros más altos, los que permitieron mayor visibilidad al ejército de Gregorio Urrutia —durante su avance “pacificador”—, que, antes de fundar Traiguén, edificó en el lugar una torre de observación).

Kuyfi luan ñi lefwe mew, ka zoy fütra lefwe mew, küme mongen mülekefuy, ka chem zungu rume ngekelafuy, feychi fütra longko Longkomill mew mülekefuy feyentun, pichikeche palikey paliwe mew ñi chaw engün ka konkefuy ñi nüal luan, ka pu zomo fey ngürekefuy kom fill ñimikan.

En el antiguo Lefweluan, muchos años atrás, la gente del lugar vivía muy feliz y tranquila bajo l autoridad del gran Lonko “Loncomill” —cabeza de oro—. Los niños jugaban en el paliwe junto a sus padres, o participaban en los Ngillatun. Los hombres cazaban huanacos y las mujeres tejían con las lanas obtenidas de estos.

Tüfachi lelfün mapu mew mülekefuy fill pichike fün iyael, ka pepikangekefuy muzay ko, ka feychi fütra witrunko mew mülekefuy fentren challwa, ka femngechi fentren iyael niekefuy che.

También la zona era abundante en frutas silvestres con las cuales se preparaban algunas bebidas, el estero era abundante en peces que formaban parte de la alimentación de la gente.

Ülküley tüfachi ko tripalepalu miñche fütra lil wingkul, ka namün zoy zoy ngülkefuy ko, fey mangikey, kom apokey inalewfülechi lof mapu, fill anümka, temu, ka pitrantu kom rümentu mülelu mangiñmakey ka fill willko trawüwkey lewfuwam, fey witrukey ñi puwal lafken mew.

Este riachuelo nacía de la acumulación de las aguas provenientes de las quebradas existentes al interior, sumados a las lluvias torrenciales de aquellos rigurosos inviernos que hacían aumentar su caudal, tapando con su manto grandes extensiones de vegas; atravesando interminables cordones de temos, pitrantales, pajonales y junquillos para unirse a otros esterros y formar ríos hasta llegar al mar.

Tüfachi llümngechi ko, ka zoy trufelekelu mew, mülekey koypu, mongen trülke, küme azngechi zomo sumpall pikefuy ta pu mapuche. Kam kamapu pekefi ta wentru müñetumekelu, fey ta zullikefi zoy küme az nieche wentru ñi nüafiel.

En algunos raudales profundos de aquellas aguas —de un color algo turbias—, existían coipos, cueros vivos, y hasta “Mujeres Encantadas”, que los mapuche llamaban Tuwin Malen. Estas observaban, desde las profundidades, a los hombres cuando iban a bañarse y en sus discretas miradas elegían al que deseaban adueñarse.

Kom pu che kuñiwtukuwkeyngün müñetual llufü mew, tunte zoy küme kallfüleafuy rumechi ko, ka zoy müleafuy challwa rume kuñiwüngekey.

Todos los bañistas tomaban su devida precaución respeto de los pozones más ocultos, más impresionantes; sea por el color de sus aguas o la abundancia de peces que tuviera.

Kiñe antü pewfaluwürkey lof mew kiñe weche, küme weche reke küpalu fütra ka mapu, Rayman pingelu; nierkey wenüy feychi lof mew, fentrentu müleparkey, ka pealu zomo trukuwürkey, welu yamchefeyerkey, ka kümetuwatew pu che chumkerkelay rume, fey are mew fill rangiantü amukerkey müñetual fey ñi fiskü mew.

Un día apareció por el lugar un joven de atractiva apariencia, venido de lejos, llamado Raiman. Tenía amigos en la comunidad y se quedó por un tiempo, pensando encontrar pareja entre sus conocidos que tenían hijas o hermanas. Era un joven que cuidaba mucho su aspecto personal y trataba de parecer agradable ante las niñas, por lo que acostumbró ir cada medio día al estero, a bañarse y refrescarse de los días calurosos.

Fey kisu ñi kimnun küme amurkey mawiza mew kintual kiñe rünganko zoy ellkalelu, welu ka pürüm wiñoturkey chew ñi tuwün Rayman; kimelngerkey ñi chaw kutrankülen, kimnun mew ñi fotüm chumlen mongelen kam mongelenun fey kutrankonürkey.

Sin darse cuenta, empezó a ir solo a buscar un pozo de su agrado en lo más oculto del monte. Muy pronto Raiman tuvo que volver a su lugar de origen por razones de familia, pues le comunicaron que su padre estaba muy enfermo de no saber si su hijo vivía o qué suerte pudo correr.

Müleputulu ñi ruka mew, pewmarkey kiñe pun; luan lefwe mew müleymi ayün kintupel pingerkey, wiñonge, zew ñi kümelkalen fey külfüntuy ñi chaw, feychi weche Rayman, feyentutuy ñi pewma.

Cuando estuvo en su casa, una noche, soñó que en Lefweluan, le decían, estaba el amor que tanto buscaba, que regresara. Como su padre recuperó la salud al saber que este andaba entre amigos, el joven Raiman volvió a hacer realidad su sueño.

Müte tunten antü ñi rupamum feychi weche wentru wiñoturkey feychi lof mew, kiñe kuse püllü miyawlu rangiantü inaltu wichillko, allkürumerkey müñetumeken ponwi mawiza, zomo ñi ülkantun ngerkey; …Akutuy Rayman akuy, Rayman wirarkülerkey fente ñi ayüwün.

El muchacho estaba de nuevo en aquella comunidad de Lefweluan cuando una anciana —que andaba al mediodía cerca del estero— escuchó que alguien se bañaba en medio del monte. Era una voz femenina que en medio del agua cantaba en mapuzungun y decía: «Akutuy Raiman, akuy». (Llegó Raiman.)

Fey ponwi mawiza konürkey chi kuse püllü, inafüpulu pipurkefi kiñe ülcha zomo fütrake longkotulelu, fey rangiñ triltrangkülerkey pu ko, müñetumekerkey zoy llufüngelu mew.

La anciana se acercó abriéndose paso entre las ramas y descrubrió a una bell ajoven de larga y dorada cabellera, con mitad de su cuerpo desnudo fuera del agua, que se zambullía y nada feliz en el más grande y oculto pozón.

Fey chi kuse püllü rume llükarkey, kimngenunngechi tripaturkey, fey amuturkey ñi ruka mew ngütramkaputuy ñi pu che mew, welu fewla petu kimngelay ñi tripatun, ka ñi puwtun ruka mew fey chi ülcha zomo.

La anciana sintío mucho miedo y se retiró tan pronto como pudo del lugar, en dirección a su casa. Comentó lo sucedido a su familia, pero aún no sabían si el joven había vuelto al lugar o se había quedado con su padre.

Rayman puwtulu müten amurkey wichillko mew ñi müñetual, puwlu pepurkey kiñe trafon metawe, fey nüfilu küme nümüngerkey, zomo ñi nümün nierkey, fey ñi mülen fütra mewlen rumerkey fey trankonürkey pu ko, fey pewfaluwi kiñe fütra püra fütrake longkotulelu, impolmarkeyu ñi longko mew, femngechi ñamnagürkey fey chi ko mew.

Al día siguiente Raiman se fue a su estero y pozo predilecto con la intención de bañarse. Allí encontró un trozo de cántaro de greda con forma de lavatorio sobre la orilla, se acercó; observó que contenía un líquido, lo paló con sus dedos y luego captó su olor que le pareció agradable. Se llevó los dedos a la boca para verificar el sabor y verificó que era orín. Justo en ese instante un gran remolino —nacido al parecer de un medio del monte— lanzó al muchacho al agua. Y sobre la superficie de esta apareció la bella joven envolviéndolo con su cabellos, abrazándolo y besándolo con una fuerza incontenible, desapareciendo ambos de la superficie de las aguas.

Wiñonulu Reyman fey chi antü, tañi pu wenüy mew, fey wüla fey feyentungey chi kuse püllü ñi ngütram, femngechi fey kimngey Rayman ñi nüngen fey chi ko mew.

Como el joven no volvió aquella tarde a la casa de sus amigos y el comentario de al anciana circuló por toda la vecindad, comprendieron que Raiman —en realidad— habías sido cautivado y convertido en un “encanto”.

Femngechi fey mülerkey kangelu llegkün (Sumpall), mülelu ko mew, walung are mew rume llükangerkey fey chi inaltu ko mew, ka rume peyengekerkey az che.

De esa unión surgieron otras criaturas encantadas que jugueteaban felices sobre las aguas en algunos apacibles y calurosos días de verano, muy prestos a ocultarse cuando sentían la presencia de seres humanos cercanos al lugar.

Welu pürüm, inafül puwlu chi pu wingka fey chi lof mew, mülen mew chi awkan; zumiñngechi pun mew rume mawüngerkey, ka müley fütra kürüftuku, mülerkey tralkan, ka llüfken, kom wellimturkey mapu, fey müley mangiñ, fütra mawün mew mülerkey witrunko witruchi metawe reke nagürkey ko wenu mapu.

Pronto, cuando se acercaban los huincas a la zona —ya en plena guerra de Arauco—, una oscura noche de invierno llovió como nunca en otros años que habían pasado. Hubo un fuerte viento acompañado de truenos y relámpagos que sacudían la tierra, el estero aumento considerablemente su caudal con la lluvia que caía torrencialmente como si las llaves de las nubes se hubieran abierto todas al mismo tiempo.

Kom pu che mülelu fey chi lof mew, kom pun llükaleyngün ñi mangiñmawam engün. Fey küpachi antü mew, ñochi amuletuchi pun mew, ka wiñotrekawtuy fey chi mangiñ, ka amutuy Rayman kom ñi pu che engün, ka fey allküyngün zungun pu zomo, fey ñochingey ñi kamapungen ülkantun engün, Amutuy Rayman amuy awkiñ, ñochingey ñi ñam nagün.

Los habitantes del sector permanecieron toda la noche temerosos y vigilantes por si las aguas desbordades llegaban hasta lass casas debido a la planicie del terreno. Entonces al venir el día, cuando comenzaba levemente a retirarse la noche, ellos sintieron que sobre las aguas de aquel estero Raiman y familia abandonaban el sector. Voces femeninas se alejaban cantando cada vez más lejos: “Amutuy Raiman, amuy” (Se va Raiman, se va). Todos escucharon esas voces muy sorprendidos y nostálgicos.

Ka antü mew fey ngewetulay kürüf ka mawün, liwentu wefi ella eñümngechi pañi. Fey kom anuyngün inarumeal fey chi wichillko mew, fey wüla kimngey ñi mülen sumpall, ka ñi elkünun fey chi mülekechi ko.

Al día siguiente no hubo más viento, dejó de llover y un tibio sol alumbró la mañana. Todos fueron a observar el estero e instintivamente comprendieron que esa familia “encantada” abandonó sus dominios.

Ka tripantu mew akuy chi pu wingka, fey müley awkan, kom langümngepay kom kümelekefulu chi kom pu che.

A los años siguientes aparecieron los huincas sembrando el terror y la muerte entre aquellas tranquilas familias.

Fachi antü, fey chi ko pichi rumelewey müten, walung mew kom che kutrankawkey ngenun mew chi ko. Kom arkürkey, ka fütrake mawizantu afyey, re kurantu mülewey, kom mutrung re kütral mew afi, akun mew chi pu katripache tüfachi mongen mew.

Hoy el estero apenas lleva un hilillo de agua y en el verano la gente sufre los embates de la sequía. De las montañosas quebradas solo quedan piedras desnudas y troncos nativos quemados, como mudos testigos del paso de la otra “civilización” que vino de lejos.

Chihuailaf, Elicura. 1999. Recado confidencial a los chilenos. Santiago: Lom Ediciones. 171-178