Elngepeyüm trokiñ zungu: Pascual Coña Awkiñlifro

Tüfachi awkiñlifro Pascual Coña ñi Tukulpazungun pingey.
Este es un audio libro del libro Pascual Coña ñi Tukulpazungun, de 1916.
Puedes escuchar solo el audio en este enlace: Pascual Coña.
Narración: Victor Carilaf. Dibujos: Fiestoforo.
Textos: Paskwal Koña pigechi pichi wenxu, Un niño llamado Pascual Coña, adaptado y anotado por Jose Quidel Lincoleo, Editorial Pehuen, 2003.

Pascual Coña. Awar Kuzen.

habas

habas2

Ka awar kuzekefyiñ. Fey mew ngülümngekefuy pura awar, chafngekefuy kiñeñpüle, fey chi wirulechi az püle ka kuyul’ mew kurükunuñmangekefuy. Zew felelu ka ngülümngekefuy epu mari kow: kullwi, allfiza, awar, ka pichike mamüll, kiñelketu.

También competíamos a las habas. Para ello juntábamos ocho habas, las cuales se pelaban por un lado, y se coloreaban con carbón. Luego se juntaban además veinte fichas: porotos, arvejas, habas o pequeños trozos de leña.

Zewma kuzeal mew iñchiñ, elkefuyiñ kiñe pontro wente pülli. Fey mew puñmatu anükunuwkey ti epu weche liüqalu kake kiñeke niey ñi epu mari kow afkazi mew. Fey wüla «kuzeayu may» piwüyngu.

Cuando comenzaba la comepentecia, tendíamos una frazada en el suelo. Sobre ella se sentaban los competidores, frente a frente, con sus veinte fichas a un lado. Entonces se daba comienzo a la copmetencia.

habas3

«Chem am kuzeaymi?» pingey ti puñmatulelu.
«Tüfachi zef kuzelayu» «Eymi kay, chem kuzeaymi?» pingey kangelu.
«Iñche tüfachi lama kuzelayu.»

«¿Qué me vas a apostar?», le decía un oponente al otro.
«Yo te apostaré este cordel.» «¿Y tú, qué me apostarás?», le preguntaba al otro.
«Yo te apostaré esta lama», le respondía.

Femngechi llituy ñi kuzen ti epu che. Feychi pura zewman awar, kuzewe pingey. Kiñe wüne trünanüy man kuwü püle fey patriügnakümfi wente pontro. Fey ti chi awar meli payl’anaüglu ka meli lüpünaüglu fey «paro» pingey; kiñe kow fali.

De esa forma se daba comienzo al juego. Las ocho habas eran las piezas del juego. Uno de los jugadores tomaba las ocho habas en su mano y las tiraba sobre la frazada. Cuando caían cuatro de espalda y cuatro al otro lado se le llamaba «paro», y esta jugada valía una ficha.

habas4

Kiñe parolu, fey rulpay kiñe kow ka lipang püle. Welu kom liüg tulu kam re kurü tulu fey epu kow rulpakey kañpüle.
Fey tuchi tunielu paro kam re kurü kam liüg rum, fey amulekey ñi ütrüfnien, tripawenulu wüla fey kangelu konkey ñi ütrüfün.
Ti epu awakntupelu ka ülkantuñmawkülekey kuzepelu.

Cuando era paro, se pasaba una ficha desde un costado hacia el otro. Pero cuando todas caían de negro o de blanco, esta jugada valía dos fichas.
El jugador que seguía obteniendo paros, blancas o negras, seguía tirando las fichas, hasta que le resultaba, entonces le correspondía al rival.
Mientras duraba el juego, lo hacían cantando canciones alusivas a la compentencia y al juego.

habas5

Femngechi amulekey ñi kuzen ti pu che. Chuchi wün apümtukulu ñi kow, ñi rulpaniefiel fey wewkey. Welu petu aflay ti kuzen, epu chi wewlu wüla fey wüla nükey ñi ranün ti kuzefe. Müley ñi wewal inawinawkechi fey mew wüla fey wüla nükey ñi ranün ti kuzefe. Müley ñi weawl inawinawkechi fey mew wüla küme wewkey.
Kuyfi mew tüfa chi awkantun «liügün» pingekefuy em.

Aquel que pasaba todas las fichas hacia el otro lado ganaba la primera fase del juego. Pero para que hubiera un vencedore este debía derrotar dos veces consecutivas a su oponoente, recién entonces se adjudicaba el premio o la apuesta.
Antiguamente a este juego se le demoninaba «liügün» que significa hacer blanco.

Narración: Victor Carilaf
Dibujos: Fiestoforo
Textos: Paskwal Koña pigechi pichi wenxu, Un niño llamado Pascual Coña, adaptado y anotado por Jose Quidel Lincoleo, Editorial Pehuen, 2003.

Pascual Coña · Lefkantun 04

Lefkantun

Ka kiñekechi mew re nhamuntu kuzekefuyiñ, lefkefuyiñ.

Las carreras

De vez en cuando, también corríamos a pies descalzos.

Tuchi ti kuzealu, fey kiñewün trürümkunungekeyngu. Zew trürlu engu fey wirarkunulngekey, fey tripakey ñi lef engu. Feyti chi zoy lefngelu wüne triparpukey «weweyu» pikefuy feyti chi wüne triparpulu.

Los que iban a competir, se dejaban juntos y parejos. Una vez en posición, se les gritaba, entonces salían corriendo. Aquel que tenía mayor velocidad lograba salir primero a la meta; «te gané», era su grito al vencer.

Narración: Victor Carilaf
Dibujos: Fiestoforo
Textos: Paskwal Koña pigechi pichi wenxu, Un niño llamado Pascual Coña, adaptado y anotado por Jose Quidel Lincoleo, Editorial Pehuen, 2003.

Pascual Coña chalintuku zungun

pc1

Kuyfike mapuche yem chumngechi ñi azmongefel engün.

Vida y costumbres de los antiguos mapuche.


Kiñe züngu pian: Zew füchan iñche, zoy pura mari tripantu nielu trokiwün. Fey tüfachi fentren ñi mongemun kimyepafiñ ñi chumkefel kuyfike che yem, kom ñi kakewme azmongefel kimnieken; kümeke azngefuyngün, weshake az ka ngefuyngün.

Una cosa diré: Estoy viejo ya, creo que tengo más de ochenta años. Durante esta larga vida llegué a conocer bien los modales de la gente de antaño; todas las diversas fases de su vida tengo presentes; tenían buenas costumbres, pero también malas.

pc02

Itrokom tüfa nütramkafiñ fewla: konünpayafiñ chumngechi ñi tremmum iñche ka chumngechi ñi mongefum füchake l’aku em.

De todo esto voy a hablar ahora: contaré el desarrollo de mi propia existencia y también el modo de vivir de los antepasados.

Fewla kalewetuy mongen; tüfachi weche mütewe wingkatuyngün; allwe ngoymarpuyngün taiñ küpal ñi ngülam ka ñi züngu; kalli rupape kiñe mufü tripantu, fey mew epe kimwerpulayay ñi mapu züngun engün.

En nuestros días la vida ha cambiado; la generación nueva se ha chilenizado mucho; poco a poco ha ido olvidándose del designio y de la índole de nuestra raza; que pasen unos cuantos años y casi ni sabrán ya hablar su lengua .

Fey mew, züngulpe tüfachi lifro engün kiñeke nag rume!
Piken may ta tüfa.

Entonces ¿qué lean algunas veces siquiera este libro! He dicho.


Nge

Narración: Victor Carilaf
Dibujos: Fiestoforo
Textos: Paskwal Koña pigechi pichi wenxu, Un niño llamado Pascual Coña, adaptado y anotado por Jose Quidel Lincoleo, Editorial Pehuen, 2003.

Pascual Coña · Pu wünenke che ñi trempafiel 01

Pu wünenke che ñi trempafiel

A los mayores que conocí

01

Zewma kimpürapalu iñche, pepafiñ kiñe trem che, fentepun kushefui, niepefuy zoy pataka tripantu. Fenten ñi kushen angkürkefui ñi kuralnge yem, ka niewelafuy ñi kuralnge yem, ka niewelafuy foro, re ürüm müt’en niewwfuy. Ka allküwelafuy, pilungewefuy; welu nütramkangey ina pilun’, fei rume küme nütramkakefui. Feychi kushe Picholl pingefuy, iñche ñi furi rüngkoi yem. Wechuñpang pingerkefuy ñi füta yem, iñche ñi yom l’aku.

Cuando ya tenía conocimiento de las cosas, llegué a ver a una anciana de edad muy avanzada; tendría más de cien años. Por tanta vejez sus ojos se habían secado, dentadura ya no tenía: las puras encías le quedaban. tampoco aía, era bien sorda; sin embargo, si se le hablaba al aído, conversaba lo más bien. Esa anciana se llamaba Pichol y era mi bisabuela paterna. El marido de ella, por consiguiente mi bisabuelo, se llamaba Huechunpán.

Feichi Wechuñpang nierkefuy fotüm, Aillapang pingerkefuy, iñche ñi l’aku tüfa, kurengerkefui, welu feychi kure, iñche ñi kuku, fei kimpalafiñ. Feichi Aillapang ñi fotüm Tomás Coña pingefuy, iñche ñi chau em tüfa, llegürkey tüfachi ina l’afken’ meu, Reukenwe pingechi tichi mapu.

Dicho Huechunpán tuvo un hijo de nombre Aillapán, mi abuelo paterno. Este estaba casado; pero a su mujer, mi abuela, no la alcance a conocer. El hijo de Aillapan se llamaba Tomás Coña y ese era mi padre. Nació cerca del mar, en el lugar denominado Rauquenhue.

Narración: Victor Carilaf
Dibujos: Fiestoforo
Textos: Paskwal Koña pigechi pichi wenxu, Un niño llamado Pascual Coña, adaptado y anotado por Jose Quidel Lincoleo, Editorial Pehuen, 2003.

Pascual Coña · Pu wünenke che ñi trempafiel 02

02

Iñche ñi ñuke yem llegürkefuy Wapi, chew müley tüfachi kapilla. Kolwe pingey feichi mapu; ñi chaw em Paillaw pingerkefuy. Fey tüfachi fücha wentru, ñi ñuke yem ñi chaw em, fey iñche ñi cheche yem.

Mi finada madre nació en Huapi, en el lugar donde está actualmente la capilla Colhue se llama esa región. Su padre era Paillau. Ese anciano era, pues, el padre de mi mamá; luego mi abuelo materno.

Ñi ñuke yem ñi ñuke, iñche ñi chuchu, Wenter pingerkefuy; mülerkefuy Mayay, chew müley fewla Marta, l’antu Pichi Painemilla em ñi zomo. Nierkefuy kiñe lamngen, Painekew em, welu feychi ngen’ ñawe, iñche ñi yom cheche, kimpalafiñ.

La madre de mi mamá, o mi abuela materna, se llamaba huenter; vivía en maiai, den de está ahora la viuda Marta, mujer del finado Pichipainemilla. Tenía un hermano, el finado Painequeu. Al padre de ella, a mi bisabuelo materno, no lo alcancé a conocer.

Feychi Paillaw ñi ñawe, tañi ñuke yem, Wenter ñi püñeñ, ngapiturkey ñi chaw; «zeuma niefilu mafün», pikelu kam. Femngechi niewfuyngu Rawkenwe pingechi mapu meu.

A la hija de Paillau, madre mía e hija de Huenter, la había robado mi padre para mujer; pues solía decir: «Después de tenerla hice el pago tradicional» De tal modo casados vivían ellos en Rauquenhue.

03

Ñi ñuke yem fente küzaufengefuy, chofüngelafuy; zeumakefuy ngüpüñ makuñ, al’ün tripa ngümiñ kimniefuy.

Mi mamá era muy trabajadora, no era nada floja; hacía mantas con diseños, ella conocía muchos diseños diferentes.

Zeuma kimrakizuamlu iñche, mongelerken ñi chau em ñi ñuke yem engu ina l’afken’ mew, Rawkenwe pingechi lof mapu, fey mew tremün.

Cuando ya aprendí a pensar, me di cuenta que estaba viviendo con mi madre y mi padre, ahora difuntos, a orillas del mar, en el lof mapu, denominado Rauquenhue; fue allí donde crecí.

Narración: Victor Carilaf
Dibujos: Fiestoforo
Textos: Paskwal Koña pigechi pichi wenxu, Un niño llamado Pascual Coña, adaptado y anotado por Jose Quidel Lincoleo, Editorial Pehuen, 2003.

Pascual Coña · Pu wünenke che ñi trempafiel 03

04

Nierkefuy ñi chaw kiñe fücha werta manshana; fill manshana mülefui ka fentepun fün’kefuy. Amukefuyiñ pichikeche ngelu tüfachi werta manshana mew. Ta iñ yemeal kochike manshana, ngüneltuyiawkefuiñ feichi aliwen’ manshana. Fey mew iñ ayüñmafiel ñi fün’, ka ñi chozün zewma, re mütrowkefuyiñ mamüll meu.

Mi padre tenía un gran huerto de manzanas, en donde había mucha variedad de esa fruta y que siempre cargaba mucho. Allí solíamos dirigirnos con otros niños. Para proveernos de manzanas dulces nos fijábamos en los árboles andando de uno al otro. El que nos gustaba por la abundancia y por la madurez de los frutos, lo vareábamos con palos.

Kiñeke mew ütrüftukefuyiñ mamüll meu, ka kiñeke mew winolutu pürakefuiñ ti chi aliwen’. «Zoi ñi nagay» iñ pifiel ngeykukefuiñ feichi fünngechi chang mamüll. Fey mew fün’fün’kefuy ñi nagün tüfachi manshanas ka üngarkütuyekefuiñ iñ ifiel.

También tirabamos aveces trocitos de madera o subíamos gateando al árbol. Mientras que gritábamos, “ Van a caer más”, sacudíamos las ramas cargadas. Entonces llovían las manzanas y nosotros mascábamos y comíamos a todo gustop.

Narración: Victor Carilaf
Dibujos: Fiestoforo
Textos: Paskwal Koña pigechi pichi wenxu, Un niño llamado Pascual Coña, adaptado y anotado por Jose Quidel Lincoleo, Editorial Pehuen, 2003.