Puwültripantun antü. Un día de cumpleaños

Puwültripantun antü.

Victorio Pranao Huenchuñir

Un día de cumpleaños

Victorio Pranao Huenchuñir


Kiñe ngürü Kayalwentru pingey ñi üy, rume rakiduamkülekerkey kisu ñi lolo mew:
—Chem iyael chey nielafiñ ñi pichi fotüm? —pilerkey. Fey wüle puwülay kiñe tripantu ñi pichi elaweni—pirkefi ñi kure. Fey ñi kure feypieyew:
—Tripayaymi ka lloftuaymi chem pichike üñüm rume. Tunolmi üñüm, amuaymi ruka che mew weñemeaymi achawall, kiñe kansu rume, fey niefuy doy alhün ilo. (“Kayalwentru” pieyew ñi kure chew rume ayükefuy ñi wangküyawael pu mawida mew).

Un zorro que se llamaba Kayalwentru estaba preocupado en su cueva:
—¿Qué tipo de comida le haremos al hijo chico? Mañana el chico está de cumpleaños — le dijo a su señora, y ella le dijo:
—Tiene que salir a buscar algún pajarito siquiera. Si no caza ningún pajarito, vaya a una casa y roba una gallina. Ojalá fuera un ganso porque tiene más carne. (Su señora le puso “Kayalwentru”, porque al zorro le gustaba andar ladrando por los montes).


Fey mew puliwen Kayalwentru tripay ñi lolo mew, fey trekakünuwi pu mawida mew, fey puwi kiñe pichi witrunko mew, fey kisutu feypi:
—Tüfachi pichi witrunko re pütokon mew arkümafiñ —pirkey. Feypüle allkütuley kiñe kaninh wente koyam mülelu, fey ka feypieyew:
—Arkümllefinge may chi pichi witrunko. —Fey nga Kayalwentru eluwi ñi pütokoafiel chi pichi witrungko. Kafalh kafalh kafalh femi ñi kewünh ñi pütokofiel chi ko. Fey pichi alhüñma mekey ñi pütokokawün, fey ngelay ñi arkün chi witrunko. Fey nga rume weday ñi pütra, latralewey Kayalwentru. Femlu, rume ayey ti kaninh.
—Ngelay tami arkümfiel ti witrunko —pieyew.

En la mañana temprano, Kayalwentru salió de su cueva, siguió caminando por los montes y llegó a la orilla de un esterito y se dijo a sí mismo:
—Este esterito lo puedo secar bebiéndolo.
Por allí estaba escuchando un jote arriba de un hualle y le dijo:
—Tómate todo el esterito. Y así Kayalwentru se puso a tomar el agua del estero. ¡Cómo hacía sonar su lengua bebiendo el agua! Un buen rato estuvo bebiendo el agua del estero y no se secó nunca. Y así se llenó la guata y quedó bien hinchado Kayalwentru. Cuando hizo esto, el jote se rio mucho.
—No pudiste secar el estero — le dijo.


Feypingelu, rume lladküy ta Kayalwentru.
—Ilotukünuafuiñ wesa kaninh kümelay rume ñi ilo. Rume nhümüy —pirkey. Fey trekakünuwtuy amutualu ñi lolo mew.
—Rume wüywüpen, fey pütokokawlu iñche. Rume weday ñi pütra ka rume kutrani —pipatufi ñi kure. Fey chi kude ngürü feypieyew:
—Paylhakünuwnge. Fey paylhakünuwlu, pünokapütraeyew fey meketuy ñi rapikawün re ko.
—Fey wüla rume küme duamtuy ñi pütra ka tüngi ñi kutran —pifi ñi kure.
—Fewla, amuan ñi kintumeael chem pichike üñüm rume ka achawallngeafuy rume —pirkey.
—Amullenge may. Meketulayay tami pütokokawün —pingey.

Cuando le dijo esto, se enojó mucho Kayalwentru.
— Te vamos a comer hecho cazuela, pobre jote, aunque es un poco hedienda tu carne — dijo. Y se fue caminando a su cueva.
— Tenía tanta sed que tomé harta agua y me llené tanto el estómago que me duele mucho — llegó diciéndole a su señora. Y ella le dijo:
—Póngase de espalda. Y cuando se puso de espalda, ella empezó a pisarle el estómago con los pies. Vomitó y vomitó pura agua.
—Ahora me siento muy bien y me calmó el dolor de estómago — le dijo a su mujer.
— Ahora voy a salir otra vez para cazar cualquier pájaro. Ojalá fuera una gallina — dijo.
—Anda, y no te pongas a tomar agua de puro gusto — le dijo.


Fey miyawkey pu mawida ñi pürakintun fütrake koyam mew, fey chem pichike üñüm rume tulay. Fey ka petufi chi kaninh, fey ramtueyew:
—Chempeymi, Kayalwentru? —pingey. Fey kisu feypi:
—Fachanthü niey kawiñ anthü ñi pichi fothüm. Mangelafiñ, pipefun. Fey pürüm amuafuyu iñche ñi ruka mew. Ilo korü ka kangkan ilo imeafuyu —pifi chi kaninh. Fey chi kaninh feypi:
—Pilan. Amulayan, eymi rume koylha wentrutuleymi. —Fey rume lladküy Kayalwentru.
—Ilotukünuafuiñ wesa kaninh. Rume nhümüy müten ñi ilo —pirkey.
—Feyke rewall taiñ iyael eymi tami kawiñ anthü mew —pifi ñi pichi yall.

Y así se fue por los montes, mirando hacia arriba de los hualles para ver si cazaba algún pajarito. Y se encontró de nuevo con el jote, y le preguntó:
—¿Qué andas haciendo, Kayalwentru?
—Hoy día está de cumpleaños mi hijo chico, y yo quería invitarte. Podemos ir ahora mismo a mi casa para comer una cazuela y un asado de carne. Y el jote le dijó:
—No quiero ir, y además eres muy mentiroso. Y se enojó mucho Kayalwentru.
— Te podemos hacer cazuela, pobre jote, es una lástima que tu carne sea tan dura.


Fey penolu chem rume ñi ilotuael ka ñi yetuael ñi lolo mew, fey trekakünuwi amualu kiñe ruka che mew weñemealu achawall. Fey puwlu ina ruka püle, kutratray llükalu chi alka, fey mew lliwatueyew chi pu trewa, fey wilhu inaeyew engün. Fey fütra lefmawtuy wentetu püle, fey konputuy pu mawida, fey anükünuwputuy fey rume lladküputuy ka feypi:
—Iñche ñi kure yallümkelay chem yüfümtu rume. Rume küdawngey ka kuñiwüngey re weñeyawael.

Y cuando no pudo cazar nada para la cazuela para llevar a su cueva, se decidió a ir a una casa cercana para robar una gallina. Cuando llegó, cerca, empezó a asustarse el gallo. Así que los perros lo sintieron, le siguió un grupo de ellos. Así, tuvo que correr muy fuerte y subió por los cerros y se escondió por los montes. Se sentó y se enojó mucho y dijo: — Mi señora no cría ningún tipo de ave y cuesta tanto y además es muy peligroso andar robando.



Fey pichi ürkütulu, feypi:
—Fünh ngefüñ ka afün nüyu tuan, famngen chomümanthüngen rume mülekey —pirkey kisutu. Feymew miyawkey ñi ñimitun fünh ngefüñ ka ngeduentun afün nüyu, fey pichi alhün trawülhu, amutuy lolo mew, peputuy ñi kure ka ñi pichi fothüm. Feymew eluwi ñi watralün ti fünh ngefüñ ka fochidfiel ti afün nüyu.
— Feyke rewall taiñ iyael eymi tami kawiñ antü mew — pifi ñi pichi yall.

Cuando descansó un poco, dijo:
—Voy a recoger avellana seca y sacar chupones maduros, que en este tiempo de otoño hay mucho.
Y empezó a recoger fruto de avellano y arrancar chupones maduros y cuando juntó unos pocos se fue a su guarida y se encontró con su señora y su hijo chico. Empezaron a partir los avellanas y a comerlos y a chuparse los chupones.
—Algo siquiera tenemos para comer en el día de tu cumpleaños — le dijo a su chico.

Kiñe kimeltun:
Tüfeychi ilkangelu ilo mew, müley ñi yallümael yüfümtu, fey ñi weñeyawnoael.

Una lección:
Los que le gusta comer cazuela, deben criar aves para evitar de andar robando.

Chakaykoche ñi nütram
Victorio Pranao Huenchuñir
1987
Imprenta e Editorial Küme Dungu, Temuko

Püzümfinge tüfachi zungu...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestPrint this page

Küpa nütramkaymi? Wirintukufinge tüfa mew.

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *