Pascual Coña. Awar Kuzen.

habas

habas2

Ka awar kuzekefyiñ. Fey mew ngülümngekefuy pura awar, chafngekefuy kiñeñpüle, fey chi wirulechi az püle ka kuyul’ mew kurükunuñmangekefuy. Zew felelu ka ngülümngekefuy epu mari kow: kullwi, allfiza, awar, ka pichike mamüll, kiñelketu.

También competíamos a las habas. Para ello juntábamos ocho habas, las cuales se pelaban por un lado, y se coloreaban con carbón. Luego se juntaban además veinte fichas: porotos, arvejas, habas o pequeños trozos de leña.

Zewma kuzeal mew iñchiñ, elkefuyiñ kiñe pontro wente pülli. Fey mew puñmatu anükunuwkey ti epu weche liüqalu kake kiñeke niey ñi epu mari kow afkazi mew. Fey wüla «kuzeayu may» piwüyngu.

Cuando comenzaba la comepentecia, tendíamos una frazada en el suelo. Sobre ella se sentaban los competidores, frente a frente, con sus veinte fichas a un lado. Entonces se daba comienzo a la copmetencia.

habas3

«Chem am kuzeaymi?» pingey ti puñmatulelu.
«Tüfachi zef kuzelayu» «Eymi kay, chem kuzeaymi?» pingey kangelu.
«Iñche tüfachi lama kuzelayu.»

«¿Qué me vas a apostar?», le decía un oponente al otro.
«Yo te apostaré este cordel.» «¿Y tú, qué me apostarás?», le preguntaba al otro.
«Yo te apostaré esta lama», le respondía.

Femngechi llituy ñi kuzen ti epu che. Feychi pura zewman awar, kuzewe pingey. Kiñe wüne trünanüy man kuwü püle fey patriügnakümfi wente pontro. Fey ti chi awar meli payl’anaüglu ka meli lüpünaüglu fey «paro» pingey; kiñe kow fali.

De esa forma se daba comienzo al juego. Las ocho habas eran las piezas del juego. Uno de los jugadores tomaba las ocho habas en su mano y las tiraba sobre la frazada. Cuando caían cuatro de espalda y cuatro al otro lado se le llamaba «paro», y esta jugada valía una ficha.

habas4

Kiñe parolu, fey rulpay kiñe kow ka lipang püle. Welu kom liüg tulu kam re kurü tulu fey epu kow rulpakey kañpüle.
Fey tuchi tunielu paro kam re kurü kam liüg rum, fey amulekey ñi ütrüfnien, tripawenulu wüla fey kangelu konkey ñi ütrüfün.
Ti epu awakntupelu ka ülkantuñmawkülekey kuzepelu.

Cuando era paro, se pasaba una ficha desde un costado hacia el otro. Pero cuando todas caían de negro o de blanco, esta jugada valía dos fichas.
El jugador que seguía obteniendo paros, blancas o negras, seguía tirando las fichas, hasta que le resultaba, entonces le correspondía al rival.
Mientras duraba el juego, lo hacían cantando canciones alusivas a la compentencia y al juego.

habas5

Femngechi amulekey ñi kuzen ti pu che. Chuchi wün apümtukulu ñi kow, ñi rulpaniefiel fey wewkey. Welu petu aflay ti kuzen, epu chi wewlu wüla fey wüla nükey ñi ranün ti kuzefe. Müley ñi wewal inawinawkechi fey mew wüla fey wüla nükey ñi ranün ti kuzefe. Müley ñi weawl inawinawkechi fey mew wüla küme wewkey.
Kuyfi mew tüfa chi awkantun «liügün» pingekefuy em.

Aquel que pasaba todas las fichas hacia el otro lado ganaba la primera fase del juego. Pero para que hubiera un vencedore este debía derrotar dos veces consecutivas a su oponoente, recién entonces se adjudicaba el premio o la apuesta.
Antiguamente a este juego se le demoninaba «liügün» que significa hacer blanco.

Narración: Victor Carilaf
Dibujos: Fiestoforo
Textos: Paskwal Koña pigechi pichi wenxu, Un niño llamado Pascual Coña, adaptado y anotado por Jose Quidel Lincoleo, Editorial Pehuen, 2003.

Püzümfinge tüfachi zungu...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestPrint this page

Küpa nütramkaymi? Wirintukufinge tüfa mew.

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *